Ejecutivo de la semana: Henry Cárdenas, CEO de CMN

Por Leila Cobo

Traducción Carlos Passage

Billboard

 «Soy un tipo que conoce el mercado hispano y soy un promotor callejero. No soy Live Nation ni AEG. Tengo que hacer lo que tengo que hacer».

Con 480.000 boletos vendidos en un solo día y una recaudación de $ 84 millones, la gira 2022 de Bad Bunny, «El Último Tour del Mundo» se ha convertido en la más vendida en Ticketmaster  desde «On the Run II Tour» de Beyonce y Jay Z del 2018.

La hazaña es aún más admirable considerando que Bad Bunny tiene un contrato con un sello independiente, Rimas, y el promotor de la gira es CMN, compañia latina, tambien es independiente. 

Pero el fundador y CEO de CMN, Henry Cárdenas, tenía una ventaja: ha estado promocionando los shows de Bad Bunny desde que la estrella puertorriqueña comenzó a tocar en clubes para menos de 1,000 personas en 2017. Ahora Cardenas, que nació en Bogota, que creció en un barrio humilde de Cali y luego se mudo a Chicago, se ha ganado el título de Ejecutivo de la semana de  Billboard.

CMN  promovió las giras de Bad Bunny en el 2018 y 2019, que recaudaron respectivamente $ 21.2 millones y $ 45.5 millones y vendieron 273,000 y 477,000 boletos, según Billboard Boxscore.  Pero vender 480.000 boletos en un día es otra cosa, admite Cárdenas.

 “Nunca, nadie esperaba esto”, dice Cárdenas a Billboard.  “De hecho, Noah (Assad, el mánager de Bad Bunny) me llamó como tres días antes y me dijo: ‘¿Cuántas entradas crees que venderemos (en preventa)? Pensó que serían alrededor de 150.000. Le dije 200.000. En Miami, vendimos sus tres shows y había 97,000 personas esperando en línea para comprar mas tiquetes”.

Bad Bunny es el artista latino más popular del mundo en este momento, y terminó 2020 como la estrella más reproducida en Spotify.  Que él vendería no estaba en duda. Pero, ¿cómo capitalizó el potencial CMN, con sede en Chicago, y cómo logró Cárdenas el trato?  

LEILA COBO, BILLBOARD:

Tengo que pensar que todos los promotores del mundo querían la gira de Bad Bunny.  ¿Por qué se fue con CMN?

HENRY CARDENAS:

Tuve que tomar una posición más agresiva que mi competencia.  Hubo dos grandes factores.  Uno es el financiero, por supuesto: teníamos una oferta mejor. Pero el segundo factor es que el equipo de Bunny conocía a CMN. Hemos estado trabajando con Bad Bunny desde que cantava en clubes hasta el gigante en el que se ha convertido hoy.  Noah (manager de Bunny) dijo: «Me siento cómodo con Henry».  Conoce a nuestro contador, a las personas que realizan la gira. Se siente parte de la familia.

La gira 2022 de Bad Bunny se agoto en un tiempo récord. Eso suena muy sencillo, pero tengo entendido que la competencia era feroz.  ¿Cómo hiciste esto?

Estuvimos hablando desde que terminamos la última gira en 2019. Luego llegó la pandemia. Le pedí a Noah que recordara nuestra trayectoria juntos y que me diera una oportunidad. Empezamos a hablar y me dijo que quería A, B y C. Le dije: «Puedo darte A, B, C y D».

¿Lo pensaste dos veces?

No. Dije: “Tengo que ir por esto.  Tengo que hacer todo lo que tenga que hacer». Y gracias a Dios Noah y Benito me dieron la oportunidad.  Le dije: «Noah, esta es tu familia». Hablamos el mismo idioma, conocemos a las mismas personas.  Y otro factor importante es que soy un tipo que conoce el mercado hispano y soy un promotor callejero. No soy Live Nation ni AEG.  Debo hacer lo que tengo que hacer y conozco mi mercado.

Pero Bad Bunny ya no es solo un artista latino.

Tiene una gran entrada en el mercado de habla inglesa, pero para mí es latino. La mayoría de los boletos fueron comprados por fanáticos latinos. Recuerda Leila, estos boletos se compran con tarjetas de crédito y sabemos quiénes son los compradores.

Bad Bunny publicó un video muy impactante en Instagram, con más de 7 millones de visitas, anunciando la gira, pero no publicó much antes de la fecha de venta.  ¿Cómo promocionaste estos shows?

Abrimos la preventa solo para personas que tenían un código de acceso.  Los dos códigos eran Sanbenito y CMNFans.  Promocionamos mucho en las redes sociales.  No hicimos radio ni televisión. Solo se trataba de redes sociales, y esa promoción es fundamental porque está muy dirigida.

¿Cómo se determinó la gira?

Lo hicimos basándonos principalmente en los datos históricos de Bad Bunny. El ha abierto mercados a los que nunca había ido en giras anteriores, como Portland, Oregón. Pero el otro aspecto notable de la gira son los días. Por ejemplo, estaremos tocando en Portland, un lunes, y Denver, un miércoles.  En mis 42 años en el negocio, la única otra vez que programé un concierto para un lunes fue con Bad Bunny en el Staples Center en su pasada gira.  Los latinos no suelen salir los lunes.  Pero esta es una producción tan grande y costosa que tuvimos que hacerlo, porque tenemos que tocar un mínimo de cuatro shows por semana.