LA ATERRADORA HISTORIA DE RICHARD MARX EN TAIPEI: MEMORIAS

Tomado de Rolling Stone

Traducido y adaptado por CARLOS PASSAGE

Richard Marx compartira una historia surrealista y aterradora de un concierto del que apenas pudo salir peligrosamente en Taiwán en un nueva biografia, «Stories to Tell»,  que se publicará el 6 de julio.

En el capítulo, «The Tale of Taipei», el relata sus aventuras en el sudeste asiático, donde toco en estadios gigantes y llenos tras el increíble éxito de su álbum de 1989 «Repeat Offender».

Sin embargo para su actuación en Taipei, la capital de Taiwán, hubo una gran tormenta que inundó el escenario al aire libre.

Por precaución, el director de la gira de Marx decidió posponer el espectáculo (conectar un montón de equipos eléctricos de alto voltaje en un escenario mojado no sería lo ideal).

La persona que había aportado el dinero para el concierto era un hombre que Marx identificaba como el Sr. Chen, (un líder de la mafia china se enteraria luego), que no estaba particularmente satisfecho con esta decisión.

Asi Chen y los promotores descargaron su frustración con Rixhard Marx y su equipo.

Richard Marxs era en ese momento la mas grande estrella del Pop en el mundo.

Richard Marxs cuenta en el libro:

«Nuestro hotel era gigantesco con varios vestíbulos y áreas comunes. Mientras mi guitarrista y yo estabamos en el restaurante, un grupo de una docena de hombres armados con ametralladoras llegó y se acercó a los empleados de la recepción, exigiendo saber dónde estábamos mi equipo y yo.

Un momento después, mi otro guitarrista,  pasó junto por la recepción y fue inmediatamente agarrado por dos de los hombres armados y lo arrastraron a un pasillo del vestíbulo. Lueho los cómplices de esos hombres vieron a otros dos de los miembros de mi grupo Neil y los llevaron a punta de pistola al mismo lugar.

Bajo la amenaza de que le dispararian, el recepcionista les dio el numero de mi habitación y el de mi agente.

Aunque afortunadamente no estaba en mi habitación sino en el restaurante, mi agente  Randy se estaba relajando en su habitación cuando de repente le dieron una patada a la puerta. Le dijeron a punta de pistola que se sentara en una silla y se quedara en silencio.  Todo esto sucedía mientras  yo y mi guitarrista estábamos terminando nuestra cena, sin darnos cuenta de lo que estaba sucediendo.

Cuando dejamos la mesa y comenzamos a salir del restaurante, vimos a mi tour manager, corriendo hacia nosotros.

«¡Gracias a Dios, los encontré, chicos!  ¡¡Tienen que venir conmigo ahora !!  Sin preguntas.  ¡Sólo muévanse!»

Mi corazón latía con fuerza por el miedo a que hubiera sucedido algo horrible.

El nos condujo por un pasillo trasero hasta un ascensor de servicio, presionando frenéticamente el botón de cierre de puerta una y otra vez. Mientras ascendíamos, dijo: “El hotel está sitiado. El tipo que monta los conciertos es un tipo de la mafia y nos persigue a todos.  Han anunciado en el estadio que simplemente no tienes ganas de cantar  La multitud se ha vuelto loca y ha comenzado a destrozar el escenario y a provocar disturbios. Necesitamos llevarte a un lugar seguro».

Corrimos por el pasillo del séptimo piso hasta la habitación de mi manager, cerramos la puerta con llave y empujamos cualquier mueble que pudiéramos mover.  Agarré entonces el teléfono y llamé a un operador.

 «¡Necesito que me conecte con el Consulado Americano de inmediato!»

 En un inglés entrecortado, respondió: “¿Consulado?  No. No hay consulado en Taipei «.

La operadora tenía razón.  Era 1990 y Estados Unidos no tenía relaciones diplomáticas con Taiwán.

Cuando mi tour manager llamó a la oficina en Estados Unidos para preguntarle qué demonios deberíamos hacer, miré por la ventana y me di cuenta de que estábamos demasiado arriba para salir usando sábanas, y definitivamente demasiado alto para saltar a un lugar seguro.  Tuve mi primer destello de un miedo real de ser disparado por esos cabrones, de no volver a ver a mi familia y no tener a mi primer hijo en brazos. Sabía que necesitaba mantener la calma y concentrarme en idear un plan.

Minutos después de colgar con la oficina en Los Ángeles  sonó el teléfono en la habitación. Era Randy, mi agente que tenian encerrado en su habitacion.

«Richard, necesito que me escuches con mucha atención.  Estoy en mi habitación y el Sr. Chen y algunos de sus hombres están conmigo.Estoy sentado en una silla y uno de sus hombres me apunta con una pistola a la cabeza.  Ahora te voy a pasar el teléfono al Sr. Chen, pero ha dejado las cosas muy claras.  O aceptas ahora mismo hacer dos shows mañana, sin importar el clima, o él le dará instrucciones a este hombre para que me dispare ahora mismo».

«¿Hola?» dije, “Sr.  Chen, por favor.  .  .  Te ruego que no … «

 “¡NO HABLES!  ¡NO HABLES! » Inmediatamente comenzó a gritar a todo pulmón. ¿POR QUÉ NO TOCAS?  ¿QUIERES QUE MATE A TU AMIGO?

Traté de mantener la tranquilidad y esperaba calmarlo de alguna manera.

 «Señor Chen, lo siento mucho.  El escenario se inundó.  Habría sido muy peligroso para todos si hubiéramos … «

«¡TE CALLAS! respondio.

Reduciendo levemente su volumen, el Sr. Chen dijo que queria un show en la tarde así como  uno en la noche al día siguiente, o él le dispararía a Randy en la cabeza.  Por supuesto, estuve de acuerdo, diciéndole que haría lo que él dijera siempre y cuando no lastimara a Randy, mi agente.

 Colgué el teléfono, con la cara pálida como una sábana, y les conté a los chicos lo que estaba pasando.  Todos nos miramos con incredulidad por un momento, como si estuviéramos en un sueño extraño y perturbador, esperando y deseando que algo nos despertara.

Mi oficina en Los Angeles pudo ponerse en contacto con una empresa de seguridad privada en Taipei formada por ex militares. Sabían muy bien sobre el Sr. Chen y advirtieron que no debía tomarse a la ligera; el sr Chen tenía un historial de acciones violentas y mortales.  Sugirieron un plan no solo para salvar la vida de Randy, sino también para sacarnos a todos sanos y salvos del país, pero nos obligaría a tocar en los dos conciertos según lo ordenado.